Portada Opin@r

Portada Opin@r

Portada nº 4
Información General y Opinión
Sección General


COMITÉ DE REDACCIÓN DE CANAL 9


Preámbulo de la IV Memoria
de Seguimiento de Informativos

Un grito de denuncia como única posibilidad
de no convertirnos en cómplices del grave atentado
contra la democracia que se está practicando
en Canal 9 a base de censura y manipulación

Los informativos de Canal 9 manipulan la información y la censura de forma continuada y cada vez de manera más burda con un único objetivo: beneficiar los intereses políticos partidistas del Partido Popular y sobre todo del líder de este partido en la Comunidad Valenciana, Eduardo Zaplana.       

Los responsables de esta constante agresión a los principios democráticos son los máximos directivos de la cadena y su grupo de colaboradores con cargos destacados en el Departamento de Informativos que día tras día elaboran unos telenoticias tan alejados de la realidad como llenos de contenidos propagandísticos.      

En la cúpula de esta organización pensada para manipular está la directora de Canal 9, Genoveva Reig, que actúa como principal comisaría política controlando al milímetros todos los contenidos de los informativos. En este terreno, el papel del director general, José Vicente Villaescusa, se limita al de subordinada y disciplinada complicidad a la hora de dar la cara, sea en las Cortes o delante de la opinión pública en favor del modelo desinformativo en vigor.      

En el Departamento de Informativos, Pau Pérez Rico, como subdirector de informativos,  Menchu Illán, como jefe del Departamento, y Paco Lloret, como jefe de Deportes, garantizan el cumplimiento estricto de todas las órdenes manipuladoras y censuradoras que los responsables de los diferentes informativos, Josep Magraner, Lluís Motes, Rodolf Ferrer, Rafael Medina, Jesús Martínez i Josep Vicent Montesinos, acatan estrictamente al precio de convertir los productos que elaboran en falsas fotografías del mundo real, a costa de desinformar en lugar de informar.     

Un grupo de cargos intermedios y jefes de sección cómplices de la situación, que se caracterizan por no resistirse jamás ante los abusos que sufren y ven a su alrededor, cierran el organigrama.      

Con esta dirección, y con la elección consciente de un modelo informativo tanto superficial como poco plural, tanto sectario como poco reflexivo, el producto resultante del trabajo de todos los miembros de la Redacción es justo el contrario de lo que debería ser: en lugar de explicar lo que pasa ofrecemos una imagen virtual de la realidad; en lugar de favorecer el debate social, lo evitamos; en lugar de facilitar el derecho a la información de los ciudadanos, engañamos.    

Como trabajadores de un medio informativo que además es un medio público, nos sentimos en la obligación de hacer sentir nuestra impotencia delante del incumplimiento del deber básico en nuestra profesión: servir al público. Informarlo desde la profesionalidad, sin más límites que la ley y haciéndole llegar todo aquello que nosotros, ajenos a cualquier interés particular, de grupo o partidista, consideramos que se ha de contar.      

Hoy en Canal 9, eso no se puede hacer. La situación de manipulación, censura y persecución de los profesionales no es nueva. Todavía continúa  vigente la depuración de periodistas llevaba a término por el entonces director de la cadena, Jesús Sánchez Carrascosa, y el actual subdirector de Informativos Pau Pérez Rico. Los abusos vienen de lejos pero en lugar de reducirse van a más. En la Redacción hay un sentimiento generalizado de miedo, de castigo al discrepante. Se sabe que expresar cualquier opinión diferente a la línea oficial es sinónimo de problemas. El fruto de esto es un arraigado fenómeno de autocensura, del cual todos somos conscientes, pero que se ha de añadir a la que ya se sufre a causa de los directivos.      

En Canal 9 no hay un mínimo de democracia informativa. Nuestros noticiarios responden, sobretodo, a intereses partidistas. La referencia más cercana a los criterios profesionales a la hora de seleccionar las noticias responde a buscar aquello que más audiencia puede tener y, desgraciadamente, es el peor de los criterios profesionales que puede usar un informador, ya que conduce inexorablemente a la exageración y al sensacionalismo.     

Todo lo que sigue, todo lo consta en este informe está repetidamente contrastado. No son opiniones, son datos objetivos que se pueden comprobar. Hay una larga batería de abusos, censuras, manipulaciones y engaños. No están todos los que se han producido. Que no estén aquí sólo quiere decir que nosotros no los hemos detectado. Seguramente la carencia de medios a la hora de trabajar, medios que no nos facilitan los directivos, ayuda porque se nos pasan muchas cosas. De todas maneras, puede ser que esta resistencia que encontramos nos estimula a entregarnos más en la tarea de procurar que se cumpla el derecho que, según la Constitución, tienen todos los ciudadanos de este país: el de recibir una información libre y veraz.       

Diciembre de 2000       

 


OPI

Portada  Portadilla Nº 4  Información General y Opinión  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico