Portada Opin@r 

Portada Opin@r

Portada Nº Junio 2005
Cultura, Ciencia y Sociedad
Sección General


ANA VIDAL


Un tesoro del Mediterráneo
sale a la luz

En Murcia aparece un nuevo espacio para descubrir nuestros orígenes. La Sima de las palomas es el segundo Atapuerca, Un viaje al pasado de la humanidad desde el Cabezo Gordo, una misteriosa montaña desconocida por muchos.

El Cabezo Gordo es parte del patrimonio histórico y sentimental de los vecinos del campo de Cartagena, y un horizonte familiar para los miles de automovilistas que circulan por la autovía del Mar Menor. Pero un elevado número de ellos ignoran su nombre e importancia: al sur de esta elevación se halla el yacimiento de fósiles humanos más importante del arco mediterráneo, La Sima de las Palomas.

El Cabezo Gordo es un macizo de piedra caliza de unos 312 metros de altura, situado entre la llanura de Cartagena y el Mar Menor, a tan solo 37 km de Murcia capital. Se trata de la cumbre más alta de una sierra sumergida en el campo de Cartagena , data del período terciario y es un accidente geográfico de origen volcánico surgido hace cinco millones de años.

Símbolo del Campo de Cartagena, el Cabezo Gordo tiene una extensión de 117 hectáreas, si bien, una cuarta parte de ella se encuentra alterada por una cantera de áridos que ha modificado sustancialmente su fisonomía. Calificado de «espacio vulnerable en el límite de extinción», en los años noventa, una empresa de cementos de Valencia pretendió destruirlo y plantar en el subsuelo almendros y algarrobos.

Abortado el intento, la Ley 4/92 puso las bases para su protección y el 13 de mayo de 1992, se paralizaron las obras de la cantera y se intentó regenerar el espacio. A pesar de que el yacimiento se halla protegido, un tema candente es la permanencia en la zona de la cantera y la consiguiente extracción de áridos que en los últimos años se ha acelerado.

En el Cabezo Gordo sobreviven ciento cincuenta especies de plantas (destaca entre ellas un cactus autóctono catalogado de «especialmente protegido»), más de un centenar de vertebrados (ochenta especies de aves, veinte de mamíferos y una decena de anfibios y reptiles) una colonia de cuatro mil murciélagos en la Cueva del Agua, (que engullen anualmente veinte mil kilogramos), y siete especies distintas mencionadas en una directiva europea como «protección de fauna».

Pero lo más relevante en el Cabezo Gordo, ha sido descubrimiento en la Sima de las Palomas, de un yacimiento arqueológico considerado el más importante del arco mediterráneo español por el número de restos de homínidos del neandertal documentados .

El descubrimiento tuvo lugar en 1991, durante un descenso en rapel de Juan Carlos Blanco, espeleólogo y naturalista que encontró un fragmento de la mandíbula y dos maxilares superiores de un hombre del neandertal, datados hace 35.000 años. Desde entonces, durante los meses de verano, los antropólogos Josep Gibert y Michael Walker han localizado más de un centenar de piezas (fragmentos de dientes y huesos) que corresponden a nueve individuos, la última, la mandíbula de un niño de siete años con el primer molar permanente, así como numerosos restos de mamut, rinoceronte, león, bisonte, équido, cabra hispánica, ciervo, corzo, lince, zorro, asno silvestre, conejos, liebres y aves. Curiosamente, había poco jabalí, y estudios de polen han confirmado que hacía más frío que en la actualidad (temperaturas bajo cero en los meses de invierno), llovía más y el arbolado era más frondoso y variado: robles caducifolios, hayas, olmos, etc.

La cantidad de fósiles encontrados en la Sima de las Palomas sólo es superada en España por el yacimiento de la Sima de los Huesos de Atapuerca. Por lo tanto, este yacimiento toma el relevo del burgalés en el desarrollo de la trayectoria evolutiva del hombre de Neanderthal en la Península.
 
El hombre de Neandertal llegó a Europa hace un millón de años; evolucionó, se adaptó a la dureza del clima y se extinguió tras la llegada del hombre de Cromagnon. El hombre del Neandertal tenía una talla media de 1’60 metros, y un aspecto rudo y musculoso. De nariz achatada pero muy prominente, carecía de barbilla y la cabeza era más alargada: «Nos ha sorprendido el elevado número de restos de niños. Sus condiciones de vida eran durísimas (concluye el profesor Walker, catedrático de biología de la Universidad de Murcia). Utilizaban piedras para matar o palos alargados con piedras puntiagudas. Sabemos muy poco de su vida intelectual o espiritual; a diferencia del hombre moderno o de Cromagnon, no dejaron pinturas en las cuevas»,explica el profesor.
 
Las excavaciones científicas que vienen realizándose cada año desde hace una década, han puesto de relieve la presencia de los restos del "Hombre de Neanderthal" en niveles superiores fechados entre 55.000 a 35.000 años, además de otros de aspecto más primitivo o "Pre-Neanderthal" que podrían ser de hace 150.000 a 125.000 años(desde final del Pleistoceno Medio hasta mediados del Superior), ofreciendo, así, una larga trayectoria evolutiva de interés excepcional. Es decir, alrededor de cien mil años de depósitos caídos en la Sima de las Palomas. Durante este período se sabe que el hombre de Neanderthal habitó el Cabezo Gordo cubriendo desde su aparición inicial hasta su desaparición. Las nuevas teorías elaboradas a raíz de estos descubrimientos afirman que el Hommo Sapiens no descendería del hombre de Neanderthal, sino que ambos tendrían un antepasado común que bien podría ser “Homo Sapiens arcaico” u Homo Heidelbergensis. Por lo que este yacimiento, junto con el de Atapuerca, ha recibido el reconocimiento internacional como posible fuente en el avance de la Paleoantropología.

 Se ha encontrado dos tipos de fósiles de homínidos.

"Hombre de Neanderthal" (Homo sapiens neanderthalensis) de hace 55.000 a 35.000 años y de los precursores de éste, o "Pre-Neanderthal" (Homo heidelbergensis steinheimensis) hace 150.000 a 125.000 años, que podría tratarse del antepasado directo del hombre de Neanderthal He aquí la importancia del descubrimiento: saber de donde proviene el hombre de Neanderthal.

A lo largo de todo este tiempo se han descubierto más de ochenta restos de huesos y dientes humanos, de adultos y niños, pertenecientes a 7 u 8 individuos, incluyendo una falange de un niño Neanderthal. En cuanto a utensilios, abundancia de piezas líticas del Paleolítico Medio (o " Musterienses"), tanto cuidadosamente fabricados (puntas triangulares, puntas gruesas, raederas, raspadores, denticulados, perforadores), como restos de la talla de éstas.

Y en lo referente a materias primas encontramos sílex, cuarzo y cristal de roca, cuarcita y dolomía (caliza silícea).
 
Parte de los restos paleoecológicos son especies extintas, tales como: elefantidos,uros o megacirenos (ciervos gigantes), pero también encontramos muchos restos de caballos y asnos silvestres, ciervos,corzos y gamos comunes, panteras, cabra hispánica, carnívoros menores, aves de diversas especies...Y también muchos animales marinos: tortugas, posibles mamíferos acuáticos, reptiles menores y moluscos.

Lo más significativo de estos restos es que muchísimos muestran señales de fuego y calcinación. Este hecho apoya la hipótesis de que diversos fragmentos de huesos humanos quemados, ofrecen rasgos anatómicos que recuerdan los precursores europeos del "Hombre de Neanderthal”. Es verosímil que dichos restos cayeran en lo que hace 125.000 años sería un profundo pozo de agua que aparecía en un abrigo de la roca pero que después se secó y se rellenó de losas y tierra. No se descarta, sin embargo, la posibilidad de que hubiera otro acceso natural desde fuera, quizás una diaclasa o galería tapada desde hace cien mil años, y parte la investigación se ha dirigido a la indagación sobre dicha posibilidad aunque también se siga cribando los escombros mineros, esparcidos fuera de la sima, para recuperar cuánto más restos posibles del patrimonio paleoantropológico que ellos todavía contengan.

 El proyecto está patrocinado y respaldado por la Dirección General de Enseñanza Superior de Madrid , la Dirección General de cultura de Murcia, la ONG ecologista internacional "EARTHWATCH INSTITUTE" (instaurada en Boston, EE.UU) y la empresa Cabezo Gordo S.A., que autorizó la investigación en su propiedad y facilitó el uso de las naves y del agua de la empresa para lavar el sedimento excavado en los cortes superior e inferior sobre los tamices geológicos.

 El equipo que lleva acabo la excavación está dirigido por el Prof. Dr. D. Michael Walker (de la Universidad de Murcia, Facultad de Biología)y coordinado por el Dr. D. José Gibert Clols (del Instituto Paleontológico de la Excma. Diputación de Barcelona). Colaboran en la excavación algunos licenciados en Arqueología y biología de la Universidad de Murcia y Voluntarios de la ONG internacional "EARTHWATCH INSTITUTE".El grupo de investigación cuenta también con la Universidad de Oxford como colaboradora en las labores científicas.
 
 La investigación de este yacimiento con huesos del Hombre de Neanderthal, utensilios paleolíticos musterienses y restos paleontológicos del Pleistoceno Superior, es objeto de una Exposición Itinerante, cofinanciada por la Unión Europea, “EUROPEOS ARCAICOS Y NEANDERTHALES –PROYECTO HOMO: HOMÍNIDOS, TECNOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE EN EL PLEISTOCENO MEDIO Y SUPERIOR INICIAL”, que se exhibe en el centro de exposiciones del Excmo. Ayuntamiento de Torre Pacheco( Murcia) desde febrero del 2003, proviniente del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford donde se expuso durante el último trimestre del 2002.

La Sima de las Palomas tcuenta con una escuela de Campo estival anual que da la bienvenida a nuevos ayudantes voluntarios, con o sin experiencia previa en excavaciones arqueológicas y en yacimientos paleoliticos. Este campo de trabajo está especialmente dirigido a aquellos alumnos y licenciados que se interesan por la Paleoantropología, Paleobiología y Prehistoria y quieren adquirir conocimientos prácticos de la investigación de campo. A todos los asistentes se les entregan Certificados de Asistencia para los efectos académicos y curriculares oportunos. El coste previsto es de 30 euros diarios para la manutención, didáctica y el transporte diario. La rutina de trabajo se basa en la excavación a lo largo de todo el día, desde las 8.00 de la mañana hasta las 21.00 de la noche, con las paradas oportunas. También se realizan charlas explicativas y visitas a lugares cercanos de interés. Pero los voluntarios con experiencia de campo, alumnos o licenciados, pueden ocupar las plazas de ayudantes de campo, trabajando durante las 6 semanas de trabajo de campo con preferencias en cuánto a la tarifa a pagar por la manutención. La comida y el alojamiento son gratuitos para los alumnos de la Universidad de Murcia dispuestos a trabajar durante toda la campaña, y colaborar en la clasificación y en el estudio de los hallazgos en los laboratorios del área de Antropología Física después del verano.

Este campo de trabajo está teniendo un enorme éxito en los últimos años ( se realiza desde hace una década, momento en el que comenzaron las investigaciones en el cabezo Gordo) y cuenta con la participación de estudiantes y profesionales de todo el mundo.

Se han publicado numerosos artículos sobre las investigaciones, en las revistas de habla inglesa HUMAN EVOLUTION (tomo 14, número 1-2, 1999), INTERNET ARCHAEOLOGY (tomo 5, Diciembre 1998), y en el libro publicado en el 2001 A VERY REMOTE PERIOD INDEED, PAPERS ON THE PALAEOLITHIC RPESENTED TO DEREK ROE, editado por Sarah Milliken y Jill Cook (Oxford, Oxbow).
 
El proyecto ICE-HUM (Instituto del Cuaternario de la Evolución Humana), surgió para responder a una demanda de equipamiento específico para la excavación paleoantropológica en la Sima de las Palomas, pero fue más allá: entendió que el edificio podría ser un foco de referencia para la interpretación del entorno natural. Por lo que en el 2003 se ha conseguido crear un Museo y Centro de estudios en una cantera abandonada situada en la ladera sur del cabezo Gordo. Consiguiendo así, que además de promover las labores de excavación e investigación, se potencien las pedagógicas y museísticas en relación con la época del cuaternario y la Evolución Humana en la Sima de las Palomas (cursillos, reuniones científicas, visitas organizadas, talleres, estudios de postgrado y doctorado, actividades de campo...). El Museo Darwin (llamado así en homenaje al científico Charles Darwin, gracias a cuyo argumento sobre la evolución humana, se han podido realizar lógica y adecuadamente las posteriores investigaciones científicas) tiene una clara vocación medioambiental y por ello, para la integración paisajística, reutilizó las infraestructuras existentes, como la vieja cantera, y recicla el agua utilizada en la limpieza de los fósiles. El Museo Darwin cuenta también con un gasto y consumo energético mínimo: la luz y la ventilación son naturales y el agua se utiliza como amortiguador térmico.
 
Aunque aún no se ha finalizado la construcción del Museo (por el momento sólo están terminadas las salas de exposición) ya se empieza a percibir el impacto turístico y económico que supondrá para la Región de Murcia. Por primera vez se instaura en Murcia el Ecoturismo. El Museo Darwin será centro de encuentro y divulgación científica internacional y en los alrededores de la zona se dotarán de infraestructuras de alojamiento: casas rurales y albergues, que cubrirán la demanda de los visitantes. Las agencias de viajes pronto empezarán a incluir en sus destinos, viajes organizados a La Sima de las Palomas, un enclave privilegiado y uno de los tesoros más importantes de Europa, clave para descifrar el misterio de la evolución humana.
12 abril 2005     

 


OPI

Portada  Portadilla Nº Junio 2005  Cultura, Ciencia y Sociedad  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico