Portada Opin@r
Reportajes y Entrevistas  

Portada Opin@r

Información General y Opinión
Cultura, Ciencia y Sociedad
Deportes
Denuncia

 


ANDRÉS GARRIDO


La joven saxofonista Grace Kelly (foto: Goio Villanueva)
 La joven saxofonista Grace Kelly (foto: Goio Villanueva)
 

XVI FESTIVAL DE JAZZ

Exquisitez femenina en Jazz San Javier

Bill Evans en un momento de su concierto (foto: Goio Villanueva)
Bill Evans en un momento de su concierto (foto: Goio Villanueva)
 

Las mujeres van ganando terreno en el jazz. Hoy ya son numerosas las vocalistas del género, las instrumentistas y arreglistas que se han hecho con una parcela en un terreno que, como muchos otros, ha estado y está dominado por los hombres. No es, ni mucho menos, un canto al feminismo. Pero sí un reconocimiento al trabajo callado, pero sin pausa, que las mujeres vienen realizando desde hace décadas en esta música de por sí ya difícil como para que, además, puedan tener concesiones de manera un tanto gratuita. El trío que protagonizó el primer concierto de esta tercera jornada del XVI Festival de San Javier demostró, con creces, por qué las mujeres han llegado a estos niveles. Son tres auténticas damas –cada una de ellas en su especialidad– de la música. La saxofonista, compositora, arreglista y directora norteamericana de origen coreano, Grace Kelly; la pianista Lynne Arriale; y la vocalista René Marie. Ofrecieron un concierto de gran altura musical en el que hubo complicidad, diálogos y, sobre todo, calidad y cercanía con un auditorio que como no podía ser menos en San Javier, se hermanó con ellas. La segunda parte tuvo otros tintes con la Soulgrass Band que lidera el saxofonista Bill Evans, aunque su fusión de estilos puramente norteamericanos no estuvo tan alejada (aunque sí con más brío) del jazz más ortodoxo que interpretó el trío femenino. 

Ya durante las pruebas de sonido, a René Marie se le veía feliz de regresar al auditorio del Parque Almansa. Se encontraba como en casa y esa felicidad se la contagió a sus compañeras de concierto. Grace Kelly y Lynne Arriale visitaban por primera vez Jazz San Javier. No sabemos si ha sido por lo que le hayan podido contar René Marie y el baterista sobre este público y escenario, pero lo cierto es que ambas dieron muestras de parecer asiduas de esta cita y de sentirse como en casa. 

Lyne Arriale al piano (foto: Goio Villanueva)
Lyne Arriale al piano (foto: Goio Villanueva)

La introducción del quinteto de estas artistas se iniciaba con la pieza “Feeling Good”, en una versión muy original con la que el quinteto atrapó al público desde las primeras notas. Una magistral interpretación de René Marie que era arropada por el sutil saxo de la joven Grace Kelly y los exactos acordes del bajista Arnie Somogye, con el complemento de un no menos sutil Stephen Keogh en la batería, mientras que la delicada Lynne Arriale acompañaba y dirigía desde el piano todo el asunto. 

Primeros aplausos de la noche desde las butacas del auditorio del Parque Almansa, que en esos momentos ya era como de la familia. Y sin ninguna pausa, el conocido tema de Nina Simone se funde con “I love being here with you” y el “swing” hizo su aparición sin ninguna contemplación. René Marie chasqueaba sus dedos para animar el ritmo, mientras que la joven saxofonista Kelly daba sus pinceladas. A todo ello respondía el resto del quinteto y el resultado provocaba en el público que los pies se movieran al compás. 

El concierto comenzaba a dibujar su calidad inequívoca y tan sólo habían sonado dos piezas. Fue entonces cuando Lynne Arriale se dirigió a los presentes para dar las buenas noches, expresar su agradecimiento por estar en ese festival, presentar al grupo y anunciar “Heres come the sun”, una mítica canción del álbum “Abbey Road” de The Beatles, que este quinteto que lideran estas tres magníficas intérpretes norteamericanas convirtieron en casi una nueva canción. 

La cantante René Marie (foto: Goio Villanueva)
La cantante René Marie (foto: Goio Villanueva)

En este año de 2013, el mundo continúa viviendo las consecuencias de la actual crisis económica. Tal vez por ello, Grace Kelly, Lynne Arriale y René Marie rescataron esta vieja e inmortal canción de Bob Dylan titulada “The Times They Are A-Changin” (”Los tiempos están cambiando”), precisamente porque en estos comienzos del siglo XXI esos tiempos vuelven a ser difíciles y cambiantes. Un tema que acaparó el gran aplauso de la noche no sólo por su interpretación, que también, si no porque viene a ser (como lo fue en su momento durante los años 60 del pasado siglo) el sentir de la ciudadanía hecha música. 

Con poco más de 30 minutos de actuación, el quinteto se había adueñado de la situación y desarrollaba todo su potencial interpretativo sobre el escenario del auditorio, cuyos ocupantes se mantenían sumamente receptivos a la música del grupo. Así es que Grace Kelly también saludó y Arriale anunció “The music is magic”, una pieza que venía a complementar lo que denunciaba su predecesora en la que su letra indica “la música es el escondite de un mundo oscuro, tormentoso…” Delicioso, sutil y delicado. 

Tras ello había que poner un poco de “tranquilidad” espiritual, para que volvieran las buenas vibraciones. Y atacaron, como anunciaba René Marie, una canción de amor. “I loves you, Porgy”, de la opera de Gershwin “Porgy & Bess”, que tan sólo acompañó Lynne Arriale al piano. A éste le siguió un tema de Joni Mitchell, “Rainy night house”, interpretado por Grace Kelly al saxo y Lynne Arriale desde el piano. Momentos para cada una de las tres damas, que tuvieron su apartado, para regresar ya toda la formación y continuar ofreciendo a los aficionados piezas como “Yellow bird” (un popular calypso que grabaron, entre otros, Harry Belafonte o el Kingston Trío), “Throw It Away” o “See line woman”, con la que finalizaron su magistral concierto en Jazz San Javier, mientras que el auditorio en pleno, puesto en pie, rindió su más sentido reconocimiento a este quinteto que lideran la joven saxofonista de 21 años, Grace Kelly, la pianista Lynne Arriale y la cantante René Marie. Tanto fue el clamor de los aplausos y vítores, que regresaron para interpretar el tema de Tom Waits llevado al éxito por Rickie Lee Jones, “Rainbow sleeves”, con el que se despidieron del público que llenaba el auditorio del Parque Almansa. 

El quinteto que lideran estas tres damas del jazz (foto: Goio Villanueva)
El quinteto que lideran estas tres damas del jazz (foto: Goio Villanueva)

La segunda parte de esta tercera jornada en el XVI Jazz San Javier estaba reservada para el ritmo y el divertimento que siempre proporcionan las fusiones del saxofonista Bill Evans, que en esta ocasión regresaba a este escenario para presentar su más reciente proyecto: la Soulgrass Band. Música, al fin y al cabo, según indicaba el propio Evans al dirigirse al auditorio y tras saludar en español. Fusiones de rock, jazz, funky y bluesgrass, con una banda impresionante conformada por el baterista y cantante Josh Dion; Etienne M’Bappe, en el bajo; Mitch Stein, en la guitarra; y un habitual de los últimos tiempos en el grupo de Evans: Ryan Cavanaugh, en el banjo. 

“Time” fue la tarjeta de visita que Bill Evans y su banda dejaron sobre el auditorio del Parque Almansa, para que el respetable fuera tomando nota de lo que le esperaba. Y no era otra cosa que un resultado musical frenético, de gran calidad interpretativa y creativa tal y como nos tiene acostumbrados el saxofonista de Illinois. Sin pausa posible, la Soulgrass inició “Kings & Queens”, en la que Josh Dion ya dejó constancia de su adecuada voz para estas fronteras musicales, en las que el resto de compañeros le arropan en los coros. 

La Soulgrass es una banda potente, seriamente asentada y con una amplia capacidad para la improvisación. Todos y cada uno de sus integrantes son, por separado, grandes músicos y podrían liderar otras formaciones de proponérselo. Por ello, Bill Evans deja libertad de acción a sus músicos, aunque mantenga el liderato de este grupo de amigos. Tras declarar que estaba muy contento de regresar a San Javier, porque aquí hay un público como pocos en el mundo, Evans presentó a la banda y continuaron desplegando su potencial sonoro en piezas como “Sweet Tea”. 

El batería y cantante Josh Dion (foto: Goio Villanueva)
El batería y cantante Josh Dion (foto: Goio Villanueva)

Los aficionados mostraban su disfrute y reconocimiento a cada tema que sonaba en este auditorio tan especial para los músicos que aquí se dan cita cada verano. Y cuando esa unión se da (que es en la mayoría de las ocasiones), el espectáculo es total. Para que esa unión no se rompiera, Bill Evans y Mitch Stein mantuvieron un contundente y bonito diálogo saxo-guitarra en “Tit for Tat”, a cuyo término el público saltó literalmente de sus asientos para aplaudir tal derroche de imaginación y maestría. 

Luego se dio un duelo entre banjo y saxo que, de nuevo, cautivó a los presentes. Sin duda, el banjo imprime el toque inequívocamente norteamericano del bluesgrass, en el que Ryan Cavanaugh es un auténtico maestro. Después de esta nueva muestra del potencial musical de la Soulgrass, Bill Evans presentó “I don’t know about love” y de nuevo el grupo desplegó su buen hacer interpretativo por todo el Parque Almansa, al que un auditorio entregado respondía con sus animaciones, palmas y silbidos de reconocimiento. 

Con “Snap dragon” finalizaban su concierto Bill Evans y la Soulgrass Band, ante un auditorio enteramente emocionado ante tal demostración de generosidad, simpatía y mejor música. Los aplausos fueron incesantes, hasta que el grupo regresó al escenario para regalar un bis con el que, ahora sí de manera definitiva, la Soulgrass de Bill Evans cumplía su paso por la XVI edición de Jazz San Javier. 

La próxima cita es para el miércoles 10 de julio, con otro programa doble y repleto de jazz. Por primera vez visita este festival el músico de Louisiana Jon Batiste & Saty Human, que ha despertado cuando menos la curiosidad de los aficionados, ya que se avala su “táctica” de implicar en sus conciertos al público. Para la segunda parte, el regreso con nuevo disco de un peso pesado del jazz neotradicional: el guitarrista y cantante John Pizzarelli. Una cuarta jornada en la que el jazz volverá a brillar en dos facetas distintas, pero no distantes. Les contaremos todos los detalles en OPINAR. 7 julio 2013  

Bill Evans & Soulgrass Band (foto: Goio Villanueva)
Bill Evans & Soulgrass Band (foto: Goio Villanueva)

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico